Cuidado mayores Madrid
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

ALIMENTACIÓN EN LAS PERSONAS MAYORES (II)

MadridLos expertos en cuidados del mayor deben contar con la formación necesaria acerca de las necesidades nutricionales específicas de la tercera edad.
La alimentación orientada para adultos mayores ha de tener en cuenta los cambios metabólicos de este grupo de población por un lado y por otro, específicamente, las necesidades de la persona que tenemos a nuestro cargo.
Para ello, lo ideal es que un nutricionista especializado nos de todas las pautas necesarias para la preparación de los alimentos y para componer una dieta equilibrada, variada y suficiente.

Desde Cuidado Mayores Madrid hacemos una serie de recomendaciones generales a tener en cuenta.

- Realizar cuatro o cinco comidas diarias: al distribuir la comida en más tomas, la ingesta de cantidad de comida se reduce, lo que es ideal para muchas personas mayores que con la edad sufren de pérdida de apetito. Además, el sistema digestivo tendrá que trabajar menos para realizar la digestión, al tratarse de una cantidad menor de alimento.

- Comida variada: se deben ingerir todos los tipos de nutrientes: hidratos, proteinas, grasas… Si existen problemas de masticación se puede adaptar la textura del alimento a una que pueda ser fácilmente ingerida, pero en ningún caso dejar de preparar determinadas comidas, como por ejemplo la carne, por existir problemas de masticación de las mismas. El cuerpo ha de recibir todo tipo de alimentos.
Asimismo, recomendamos la ingesta periódica de cereales, que contribuye al buen funcionamiento intestinal.

- Evitar o reducir las grasas saturadas: este tipo de grasas en exceso, se desaconsejan a cualquier edad, pero especialmente se deben evitar en los adultos mayores. Las grasas saturadas se encuentran en embutidos, bollería industrial, carnes muy grasas etc.

- Evitar rebozados y fritos

- Preferencia por las carnes blancas frente a las rojas: las primeras tienen muy poca grasa, frente a las segundas que están compuestas por mayor cantidad de esta. No hay por que eliminarlas del todo pero si proporcionarlas de forma esporádica.

- Reducir o eliminar los azúcares: azúcar, miel, mermeladas y dulces en general pueden tomarse pero de forma muy esporádica. Hay que tener especial cuidado cuando la persona sufra cualquier tipo de diabetes.

- Reducir o eliminar la sal: la incorporación de sal a los alimentos deber ser mínima o incluso evitarse si se sufre de hipertensión. Una muy buena alternativa es utilizar especias para saborizar los alimentos.

- Mejor sin sal. Hay que moderar el consumo de sal y alimentos salados. Es mejor utilizar especias, aunque si no se tienen problemas de hipertensión no tiene porque eliminarse el consumo de sal.

- Consumo de lácteos: suponen un buen aporte de calcio por lo que pueden ingerirse diariamente, salvo en el caso de lácteos muy grasos como la leche entera o la mantequilla, cuyo consumo debería evitarse en lo posible.

- Supervisión: es importante que una persona de confianza y con formación en nutrición, supervise las comidas con el fin de detectar posibles carencias o errores a la hora de elaborar los alimentos.

¿Qué nutrientes son necesarios y en qué medida?

LÍQUIDOS: es fundamental su ingesta, que deberá rondar los 8 vasos diarios. Hay que prestar especial atención si la persona mayor está sufriendo una pérdida anormal de líquidos debido a medicamentos diuréticos, excesivo sudor, episodio diarreico etc. En estos casos la ingesta de líquidos deberá ser mayor para compensar las pérdidas.
Además de la ingesta de agua, hay alimentos que ayudarán a reponer esos líquidos: caldos, frutas…

HIDRATOS DE CARBONO: se aconseja una ingesta elevada de fibra e hidratos complejos. Aproximadamente la mitad de las calorías diarias que se ingieran deben provenir de este tipo de alimentos. Los alimentos que contienen hidratos de carbono son: pasta, harina, cereales, legumbres, patatas.

PROTEÍNAS: la tendencia en muchas personas mayores es la de ingerir menos proteínas debido a que tienen problemas con la masticación. Sin embargo es muy importante su ingesta, ya que con la edad la síntesis de proteínas disminuye. Se pueden preparar por ejemplo picadas, trituradas etc. para aquellas personas que tengan problemas para ingerirlas. El aporte de proteínas debe ser de aproximadamente un 15% del total de comida ingerida en el día.
Las proteínas proceden fundamentalmente de las carnes rojas y blancas, huevos y pescado.

MINERALES O VITAMINAS: es habitual que los adultos mayores sufran una deficiencia en estos grupos de nutrientes debido a que con la edad algunos se absorben peor, la alimentación es menos variada, y muchos medicamentos pueden impedir la absorción de algunos. Por eso, la alimentación debe ser lo más variada posible para asegurarnos de ingerir todos los necesarios.
También es aconsejable que el médico valore la posible carencia de alguno de ellos y determine la necesidad de tomar suplementos para compensarlo.

FIBRA: muchos son los beneficios de la fibra para el sistema digestivo, aumentando la movilidad de este y combatiendo el estreñimiento. Pero la cantidad de fibra ingerida debe ser limitada ya que un exceso puede provocar problemas de absorción de algunos nutrientes. La fibra la encontramos en legumbres, cereales, frutos secos…

GRASAS: son fundamentales para el funcionamiento óptimo del organismo así como reserva energética principal del mismo. Es mejor darles preferencia a las grasas poliinsturadas y monoinsaturadas frente a las saturadas provenientes de leche entera, mantequilla, carnes grasas, embutidos. Las grasas más recomendables son las que provienen de los aceites de oliva, girasol, frutos secos, pescado azul…

Desde Cuidado Mayores Madrid le recordamos la importancia vital de la alimentación en la salud de las personas mayores. No descuide esta parte tan fundamental en los cuidados de los adultos mayores.


INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE