Cuidado mayores Madrid
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

ÚLCERAS POR PRESIÓN O ESCARAS: QUÉ SON Y CÓMO IDENTIFICARLAS

Las úlceras por presión, o también llamadas escaras, son uno de los riesgos más comunes que puede padecer una persona que ha de permanecer en la misma posición por mucho tiempo, bien por que tiene una movilidad reducida o bien por que se encuentra hospitalizada o convaleciente de alguna enfermedad o lesión.
Se trata de lesiones que es muy importante prevenir ya que, de no controlarlas, pueden entrañar como mínimo un problema de salud para la persona que las sufre, llegando a ser incluso un riesgo para su salud general, ya que pueden derivar en infecciones severas.

Por eso, desde Cuidado Mayores Madrid queremos hacer hincapié en la importancia de controlar este tipo de riesgo, prevenirlo, y, en caso de llegar a darse, actuar de la forma más rápida y eficaz posible.

¿Qué son las úlceras por presión?

Se trata de heridas que se forman en la piel producidas por un roce o presión continuada sobre la misma zona durante mucho tiempo. Esta presión impide que la circulación de la sangre fluya con normalidad por lo que la piel no está correctamente oxigenada y nutrida, lo que puede provocar la muerte del tejido afectado. Es en ese momento cuando se producen las llagas o úlceras.
Hay gente más predispuesta a padecerlas, por lo que deberemos prestar especial atención a las personas que se encuentren en una o varias de estas situaciones:

-Personas encamadas o postradas en silla de ruedas durante mucho tiempo.
-Personas con movilidad reducida, sobre todo en ciertas partes de su cuerpo.
-Personas con piel frágil y sensible
-Personas con problemas en el riego sanguíneo, derivado por ejemplo de diabetes.
-Personas desnutridas
-Personas con trastornos cognitivos como enfermos de Alzheimer o demencia.

Desde Cuidado Mayores Madrid le recomendamos que ponga especial atención a las personas con estas patologías que estén a su cuidado, con el fin de prevenir la aparición de estas úlceras o detectar de forma temprana su aparición.

Las zonas que se ven más comúnmente afectadas coinciden con aquellas en las que habitualmente se realiza más apoyo del cuerpo cuando se está sentado o tumbado: glúteos, caderas, tobillos y talones en los miembros inferiores y espalda, hombros y codos en la parte superior. También hay que prestar especial atención a la zona posterior de la cabeza, en la que descansa muchas veces el peso, sobre todo de personas que reposan muchas horas en la cama.

¿Cómo identificar las úlceras por presión?

Las úlceras por presión pueden presentar un aspecto diferente, en función de en qué grado o etapa se encuentran. Hay que tener en cuenta el grado en el que estén también determinará la gravedad de las mismas.
Lo ideal es evitar su aparición, pero una vez hecho, la detección temprana es muy importante para evitar su avance.

La etapa I se correspondería con la etapa de gravedad más leve. En ella el área de la piel afectada aparece enrojecida y es dolorosa al tacto. Al presionarla, no cambia de coloración a blanca.
En la etapa II ya se puede apreciar claramente una llaga o la formación de ampollas rodeadas por una zona de piel enrojecida e irritada.
En la etapa III aparece claramente un agujero abierto en la piel. Este agujero además tiene aspecto hundido y apreciará que debajo de la piel el tejido se ve dañado. Incluso puede aparecer grasa en dicho agujero.
En la etapa IV el daño ya es de tal gravedad que ha podido llegar a afectar incluso al músculo o el hueso.

Tenga en cuenta además que existen otros tipos de llagas que podremos identificar por la coloración que presentan, distinta a la de una zona de piel sana. De esta forma si observamos coloraciones amarillas, marrones o verdosas sabremos que esa zona está dañada. Se trata de zonas de piel muerta, que debajo esconden una zona profunda más dañada y que es muy importante evaluar.
También deberemos estar atentos a aquellas lesiones de coloración marrón o púrpura que pueden indicar la existencia de una lesión cutánea por debajo, que puede evolucionar rápidamente a una úlcera ya de grado III y IV, los más graves.

Consulte el siguiente artículo de Cuidado Mayores Madrid acerca de cómo prevenir la aparición de las úlceras por presión y como tratarlas cuando ya se han establecido.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE